3+2: RAZONES PARA UNA HUELGA

3+2 no es igual a una mejor universidad. Esto denuncian la mayoría de los sindicatos de estudiantes de las universidades públicas del país, que, después de meses de organización, han convocado una huelga para el 26 de febrero. Se trata de una jornada de protesta contra el decreto aprobado por el ministro Wert y como herramienta para parar la Estrategia Universidad 2015.

El decreto denominado 3+2 pretende reducir la duración de los grados a tres años y aumentar la de los másteres a dos para imitar el sistema universitario del resto de países europeos. Con el Plan Bolonia se previó la posibilidad de modificar la licenciatura a grados de tres o cuatro años. Una vez decidido que constarían de cuatro cursos con un año más de máster, el 3+2 llega sin haber hecho una valoración del anterior modelo. Las estudiantes denuncian que se trata de una medida que comportará un encarecimiento de los estudios superiores y, en consecuencia, la elitización de la universidad. Esta reforma se enmarca en un contexto de precariedad del sistema universitario español. La financiación de las universidades públicas se ha visto reducida en un 24% en cuatro años a la vez que se subían las tasas al alumnado y se endurecían las condiciones de acceso a las becas.

Así pues, ¿que supondrá el 3+2?

3+2 = desregulación

La reforma no da unas pautas claras sobre qué grados pasarían a ser de tres años, con 180 créditos a cursar, y cuáles continuarían teniendo cuatro, el equivalente a 240 créditos. De momento, parece que algunos estudios científicos y tecnológicos mantendrían la misma duración, mientras que los relacionados con las ciencias sociales y humanidades tenderían a la reducción a los tres cursos. Cada universidad tendrá libertad para decidir su plan de estudios, hecho que puede dar lugar al aumento de competitividad entre universidades para captar alumnos ofreciendo precios más baratos o una mejor formación.

3+2 = formación básica

Se suprime la especialización durante el grado, que pasa a tener un contenido muy elemental, y que los sindicatos señalan que se convertirá en una continuación del bachillerato. Esto supone también la eliminación de ciertas carreras. Por ejemplo, Arqueología sería un máster que se podría cursar después del grado de Historia. La oferta actual de másteres públicos es del 40% frente al 60% de privados. Se pronostica que con el 3+2 esta tendencia iría a la alza. Se tendría la oportunidad de suprimir los másteres públicos que sean poco productivos, imposibilitando así el acceso de algunos jóvenes a ciertos estudios y profesiones por el elevado precio de matrícula de la especialización.

3+2 = encarecimiento

El ministro Wert afirma que la reducción del grado a tres cursos abaratará los costes de los estudios. Evidentemente, con menos cursos habrá menos matrículas y menos dinero que pagar. Ahora bien, como el grado tendrá un contenido formativo básico, el máster pasará a ser de carácter casi obligatorio, hecho que disparará el gasto por alumno en sus estudios universitarios. Actualmente, un crédito de grado cuesta entre 18 y 40 euros y uno de máster público entre 40 y 60 euros. Según el Observatorio del Sistema Universitario (OSU), el encarecimiento progresivo de las universidades es un hecho constatado desde hace tiempo. Se calcula que en 2011 las aportaciones monetarias de los estudiantes representaban, de media, un 12% de los gastos totales de las universidades públicas, mientras que en el curso 2013 había aumentado hasta el 25%. De hecho, desde la aprobación del Real Decreto Ley 14/2012, mediante el cual cada comunidad autónoma podía fijar los precios de matrícula de sus universidades públicas, las tasas han subido hasta el 65%, y llegan a doblarse en el caso de repetir una asignatura.

3+2 = beneficio para los bancos

El externalización de parte del ciclo educativo perjudica el alumnado con menos recursos económicos, pero es una inyección para las entidades financieras y las empresas. El 3+2 y la consiguiente subida de los precios de los estudios superiores permitirán en los bancos ofrecer más préstamos dirigidos exclusivamente a las universitarias. La Caixa, Kutxabank, Banco Santander y Banco de Sabadell son algunas de las entidades bancarias que ya conceden créditos con intereses de hasta el 7% específicamente para los jóvenes que no pueden pagarse los estudios.

3+2 = elitización de la universidad

La privatización de la educación es denunciada por las organizaciones estudiantiles desde hace tiempo. El 3+2 sesgará el alumnado de forma que la gente más cualificada será la que puede pagarse la titulación completa. A pesar de la denuncia de este hecho, el Ministerio de Educación defiende el 3+2 alegando que pagar tres cursos reducirá el gasto de los estudiantes. En muchos puestos de trabajo, sin embargo, es condición imprescindible tener el título de licenciatura, equivalente al actual 4+1 (cuatro cursos de grado y uno de máster), que, con la aplicación de este decreto, pasaría a ser de 3+2. Además, hay que mencionar la reducción de las ayudas universitarias en becas. Para acceder a las becas generales hace falta una nota mínima de 6,5 en la Selectividad y haber aprobado todos los créditos para poder renovarla los cursos siguientes.

https://www.diagonalperiodico.net/saberes/25848-32-razones-para-la-huelga.html

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s